Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

Biatlón Mexicano en Innsbruck

Chris und Raúl- Das Mexikanischer Biathlonteam

Innsbruck es el paraíso de los deportistas de invierno y no es poco habitual cruzarse por la calle con algún deportista de élite, sin embargo, también podemos encontrarnos con dos atletas más atípicos. En esta ciudad también vive y entrena el equipo olímpico de Biatlón de México, Chris y Raúl.

Chris Gómez llegó a Austria por amor, es originario de Puebla y lleva en Tirol unos 5 años. Raúl Antonio Figueroa, nacido en Chiapas (último estado antes de la frontera con Guatemala), en la “selva” como lo describe él y creció en ciudad de México. Llegó a Austria hace 5 años, por trabajo atraído “por la seguridad económica y el seguro social” después de haber estudiado en Alemania. Hemos estado hablando con Raúl para que nos cuente cómo se enfrentan a esta aventura. Se conocieron cuando Raúl vivía en Múnich, iba corriendo por el englischen Garten y “escuché acá léxico chingón y los vi” y mantuvieron el contacto.

Die Zeitlos: ¿Cómo comenzasteis con los deportes de invierno, es algo que sea común México? ¿O es posible realizarlos allí?

Raúl Antonio Figeroa: Tienes que ser cabrón en México, porque allí no hay helicópteros de rescate, no allí vas a hacer una expedición y vas a hacer algo a lo bestia. Entonces como hay muy poco equipo y muy pocas compañías que lo hacen tienes que tener muy buena posición económica o ser extranjero que viene a hacer deportes de invierno. Es muy curioso porque a mí no me sacabas de la playa, de hecho, yo soy instructor de Surf y el Chris de Windsurf, era prácticamente playa, playa, catamarán, pesca, buceo… nada que ver con -15oC, ni siquiera con menos de +15 oC. A Chris, a él se le daba mucho el baile, el baile y la coreografía. Eso era lo suyo: la animación, el teatro, le show. Yo la verdad es que siempre hice mucho ejercicio. De pequeño mucha natación y todo lo que tiene que ver con el agua, el surf y hasta los 21 estuve jugando al rugby.

Para mí el invierno es la muerte, cada invierno yo muero. Es la temporada en la que todo se vuelve película de Charles Chaplin, blanco y negro y de repente todo es gris. La única manera en la que el invierno se vuelve divertido es haciendo deportes de invierno. Cada vez vas descubriendo más cosas, en los últimos 2-3 años le empezamos a meter durísimo al snowboarding y al ski touring. Empezamos a tener toda una gama de deportes de invierno, como en verano, otoño y primavera. Es como un Disneylandia para adultos.

¿Cómo surgió la idea de ir a las olimpiadas, es un sueño desde niños?

A mí me alistaron para el equipo olímpico de México mientras jugaba al rugby, pero me fracturé la espalda y quedó ahí. Y a menos que bailar reggaetón se ponga en las siguientes olimpiadas, creo que para el Chris no. Todo empezó cuando fuimos al festival este de las vacas, al Almabtrieb, y en las atracciones de la feria jugando a los patitos, alguien dijo “ustedes deberían apuntarse a Biatlón”, y a pesar de la peda que cogimos ese día, por lo que sea se me quedó. ¿Qué es Biatlón? Empezamos a googlear. Vale, Biatlón es esquí de fondo y disparo. Ok, no hay nadie que hace eso en México, no hay ni siquiera una federación en México.

En México es lo siguiente, no tienes oportunidades aquí como en cualquier árbol. En México tú ves una nube y vas a coger las posibles alas para intentar alcanzarla. Y si hay algo, ¡vamos a darle!

¿Contáis con alguna clase de apoyo institucional?

Los primeros 3-4 meses, sí fue una misión medio “solo-mission”, porque el Chris estaba motivado, pero estaba como será alguna de estas cosas que anda diciendo el Raúl. Pero cuando fui a México, literal, fui a la oficina de deportes olímpicos, me presenté, dije que quería ser biatleta, se cagaron de la risa, no sabían lo que era el biatlón…. Total, llegué por partes digitales a un email que era ski-mexico@gmail.com, que era súper shady y me contestó es el presidente de este deporte olímpico en México. Para enero de 2019 dice vamos a formar la federación mexicana de biatlón, y yo le dije pon al Chris y a mí. Entonces fundada la federación, había que aprender a hacerlo, porque jamás lo habíamos hecho en nuestra vida, pero éramos atletas Mexas.

¿Tiene algún secreto vuestro entrenamiento? ¿Cómo os estáis preparando? ¿Cómo se prepara algo así mientras se trabaja a tiempo completo?

2 jarras de cerveza diarias, un schnapps de tequila en la noche y te chingas 3 tacos de canasta y estás todo gas (se ríe). No, en 2019 cuando empezó todo esto, éramos personas activas. La primera vez que nos subimos a unos esquís y después de 2 horas, estábamos agotados nos dimos cuenta de que necesitábamos ayuda.

Pero el primer invierno, quién te va a ayudar. No fue hasta octubre de 2019 cuando conseguimos que nos aceptara la IBU (International Biathlon Union) nos costó muchas llamadas, whatsapps, emails, emails con llamadas…. Después de que nos aceptaran, te presentas de otra manera. Nuestros entrenadores nos dijeron que vamos como 16 años tarde.

La preparación de un biatleta es un viaje intergaláctico y cósmico. Es uno de los deportes de mayor impacto físico, tienes que subir tus pulsaciones un montón, para bajarlas de una forma muy rápida y poder hacer los 5 disparos. Hay que ser una persona inteligente y tener la mente bastante fría.

Normalmente se entrenan 15-20 horas por semana, dos sesiones al día con distintos métodos, aunque nosotros como trabajamos a veces hacemos algo menos. Es una preparación larga, en la que combinamos ejercicios con poco peso y otros para bajar las pulsaciones. Son muchas horas de entrenamiento solo.

Nuestras compañías están fascinadas, e incluso nos han patrocinado las primeras carreras. Pero hay que ser muy organizado y muy metódico. La clave del éxito es la organización es estar positivo y mantener la motivación a largo plazo.

Tenéis cuenta tanto en Facebook como en Instagram, y sois bastante activos, ¿cuál es la importancia de las redes sociales para vosotros?

Para nosotros las redes sociales lo son todo, es la manera en la que hemos conseguido nuestros patrocinadores, nuestros “coaches”, el soporte del gobierno y las entidades estatales. Entonces para nosotros lo que es “social media” es muy importante, pero también de esa manera tenemos como algo muy fijo Chris y yo: Este no es el equipo de Raúl y Chris, es la Federación Mexicana de Biatlón cuyo objetivo es tener a Chris y a Raúl como pioneros de este deporte. Y que quizá en 5, 10 o 15 años llegue alguien que sea realmente bueno. Lo importante es el equipo.

¿Cómo se financia un proyecto así?

Al inicio te lo tienes que tragar todo. Que la cartera sangre. Al principio hay que creer. Al final la gente nos ha dado nuestro lugar. Las primeras carreras las patrocinaron tanto mi empresa como la de Chris y gracias tanto a las redes sociales como a la campaña de “crowdfounding”, siempre estamos abiertos a más, y muchas veces, aunque la gente no colaborara nos pasaba un contacto. Ahora Salomon nos da el quipo, Glorify las lentes, un par de empresas locales y compañías mexicanas nos apoyan también.

¿Tenéis un grito de guerra, o algún ritual antes de ir a una carrera? 

Normalmente cuando nos juntamos decimos tres cosas (se ríe) Por ti, por mí, por México.

¿Cuál es vuestro objetivo con este proyecto?

En México hay una “trend” que dice MEX I CAN, y todo mexa que logra hacer algo es porque MEX I CAN. En la historia se han visto numerosos deportistas de invierno que no son mexicanos, ni siquiera hablan español. Queremos decir, ¡basta! Quieren que la representación en los juegos olímpicos de invierno sea un ‘MEX and Furious`. De verdad estamos motivando a la gente. No solo en Innsbruck. Queremos hacer algo más serio, más motivacional. Si quieres hacer eso tienes que meterle ganas. Tú tienes una forma de apropiarte de tu propia voz y de decir, yo puedo. A pesar de las risas y de los comentarios.

En la última edición de los juegos vimos un equipo olímpico con una equipación con motivos de catrina e inspiración mariachi, ¿la vuestra va a ser parecida?

Esa equipación la diseñó un mexa-alemán, Hohenlohe y juntó todos los estereotipos, casi casi los puso a vestir de luchador. A nosotros nos gustan las calaveras, por lo que representan, por el día de los muertos y por todo lo que representa en el sentido del renacer y que la energía continúa. Por eso nosotros tenemos en nuestro uniforme nuestras pequeñas calaquitas. Para nosotros era importante que hubiera algo colorido. Si te fijas en los uniformes de otros equipos, son colores muy sobrios y ni siquiera representaba nuestra personalidad. Nosotros somos un equipo con mucho corazón, es lo que tenemos que promocionar. Nuestra misión es checar y representar, sabemos que no lo vamos a ganar porque vamos 30 años atrás. Pero lo que podemos hacer es como son las olimpiadas: poner al mejor atleta de cada nación a competir. Al fin y al cabo, esto es lo que motiva a las generaciones jóvenes, saber que es posible. Hay que buscarle, hay que chambearle, hay que darle duro, peor hay una manera.Für dich, für mich, für MEXICO.

¿Si consiguierais una medalla, la celebración en Innsbruck o en México?

Si ganara una medalla, fuck… Si gano una medalla no quiero volver a Innsbruck, me voy a vivir a México de forma permanente.

Raúl y Chris participaron en sus primeras 3 carreras en el pasado 2020, y aunque muchas fueron canceladas por culpa de la pandemia ellos siguen preparándose para las que vienen en el 2021, en las que se van a poder enfrentar por primera vez a los mejores de esta disciplina. Para seguir su aventura olímpica podéis manteneros al día en Facebook e Instagram @biathlon.team.mexico.

Fotos:  ©Mexikaner Biathlonsteam